Vaya al Contenido

Como hacer un reportaje de Boda

raza golden retriver


Son  muchos los fotógrafos que quieren dar el paso para convertirse en  fotógrafo de una boda, aunque sea el enlace de un amigo o familiar. Hoy  os quiero dar algunos consejos para ello.
Lo primero y más importante es saber que cuando uno contrae matrimonio, se supone que es para siempre, y será un momento irrepetible.  No se puede jugar con algo así, y el reportaje supone una gran  responsabilidad. No obstante, hay novios que no le dan tanta importancia  a inmortalizar ese momento y les valen fotografías de los invitados.  Este es el caso en el que un aficionado podría cubrir la boda sin temor a  meter la pata y es para los que voy a dar los siguientes tips:

El equipo es muy importante.
Las fotografías de una boda van desde la luz de los exteriores a la  oscuridad que suele haber en las iglesias, pasando por las  singularidades de habitaciones de hotel o de la casa donde se vistan los  novios. Son condiciones difíciles para una cámara fotográfica y por eso  debemos tener el mejor equipo posible. Si hablamos de la cámara,  debemos saber que lo ideal sería que pudiera subir el ISO sin mucha  dificultad para evitar un grano desagradable o en algunos casos, ni  siquiera se podría efectuar las fotografías. Lo normal es que baste con  un ISO 3200 con el que las nuevas cámaras no suelen tener problema,  sobre todo las Full Frame.

Otro factor son los números de puntos de enfoque, que deben estar  presentes en cantidad suficiente y bien distribuidos por el visor, con   eficiencia efectividad. Esto permitirá enfocar, pensando en la  composición de la fotografía, sin perdidas de tiempo en re-encuadres y  minimizando la posibilidad de que la foto no salga a foco, sobre todo  con grandes aperturas de diafragma, en las que la profundidad de campo  es muy pequeña, comunes en este tipo de trabajos.

La velocidad de enfoque permitirá no perdernos ese gesto de la novia y  esa sonrisa del niño que lleva los anillos. Esta velocidad de enfoque  tiene dos factores: la cámara principalmente, pero también influye el  objetivo, existiendo modelos con motores más rápidos o lentos según la  categoría. Es desesperante ver algo por el visor y perderlo porque la  cámara no ha enfocado a tiempo.

Si hablamos de los objetivos, la mayor parte de las fotografías se  suelen hacer con un 24-70 mm en caso de las full frame o un 17-50 en las  apsc. Se suelen combinar con un 70-200 mm. No son pocos los fotógrafos  que eligen objetivos de distancia focal fija, como un 35 mm, por su  calidad óptica, polivalencia y grandes aperturas de diafragma. Las  lentes más usadas para estos menesteres suelen ser la 14, 24, 35, 50, 85  y 200 mm.

Los objetivos suelen ser de una gran apertura, de un diafragma de 2.8  o de mayor. Esto permite hacer frente a circunstancias de escasa  iluminación y además proporcionan un deseado bokeh o desenfoque del  fondo, que ayuda a centrar la atención en los sujetos fotografiados, en  este caso los novios.

Finalmente saber que hay que programar las fotografías para que si  hay que desplazarse a casa del novio y luego de la novia para hacer  fotografías de ellos vistiéndose y luego con la familia, tendrá que ser  con suficiente antelación para llegar al lugar de la ceremonia y  preparar el equipo para el enlace y la entrada de los novios.
Después del enlace suele haber poco tiempo para posados, por lo que  se realizan en los alrededores o más actualmente, se queda con los  novios tranquilamente en la ubicación que a ellos les plazca para  posados o “cazados”.

Si para la celebración también piden fotografías, es fácil que nos  pille la oscuridad de la noche, por lo que será imprescindible un flash  con un buen número de guía y rápido reciclado (el reciclado es el tiempo  que tarda la luz del flash en estar disponible).
Regreso al contenido